sábado, 16 de agosto de 2014

Para Rajoy Gibraltar siempre es recurrente

Nos hallamos ante una ausencia absoluta de diálogo. El Gobierno de Mariano Rajoy no reconoce al Gobierno de Fabian Picardo y se niega sentarse con él para arreglar diferencias normales entre países vecinos. En su lugar se dedica a poner las cosas muy difíciles, llevando acabo una terrible propaganda en los medios españoles y acusando a Gibraltar de una forma virulenta de todo el contrabando de tabaco que llega a España y haciendo culpable a Gibraltar de las bandas del crimen organizado en Andalucía.



"El Gobierno de Gibraltar insiste en que la realidad, avalada por los datos oficiales de la propia Agencia Tributaria, es que sólo el 21% (y no el 60%) del tabaco total incautado en España que proviene del Campo de Gibraltar. Es más, el tabaco decomisado en la frontera de La Línea con Gibraltar supone el 9% del total de España. Dato muy alejado del 60% que airea el señor de Torre."

El gobierno español para hacer creíble a sus ciudadanos la acusación que hace de Gibraltar de que el contrabando sale a raudales por la frontera, hace colas arbitrarias y exasperantes, tanto para peatones como para vehículos, causando un sufrimiento inútil a los turistas que nos visitan. Nosotros cuando hay colas no cruzamos la frontera - a decir verdad, a quien más perjudican y que son mayoría (en horas punta) es a los trabajadores españoles que son miles y que por venir a trabajar a Gibraltar les castigan. Una de las teorías fascistas que tienen es que los que vienen a trabajar aquí, nos hacen un "favor" dándonos mano de obra. Les tachan de traidores a la patria. Como si llenar el estómago y calzar y vestir a los hijos entendiera de patria y bandera.

La UE, ya le ha notificado a España que mantiene una “intensidad no justificada” en dichas colas, pero se lo pasan por el forro y cada vez que quieren y les apetece se forma en la frontera colas de horas. Con lluvia, frío y viento en invierno y a pleno sol en verano. Con temperaturas que sobrepasan los 30°, sin importarles si hay niños, ancianos o enfermos crónicos.







Mientras tanto España sigue con sus acusaciones hacia Gibraltar amparándose en rellenos inexistentes, o con ataques contra la ejecución de un arrecife artificial para la regeneración de las especies.También han tratado de parar el bunkering. Hacen y dicen cualquier cosa con tal de mantener en el candelero la "noticia Gibraltar" les sirve de cortina de humo. Tratan de distraer la atención de todos los escándalos de corrupción y desmanes creyendo que la ciudadanía es estúpida y desvalorando su inteligencia.

El director general de Medio Ambiente, Karl Falkenberg, ha contestado por carta al Reino Unido que su departamento "no ha identificado ninguna infracción de la legislación medioambiental de la UE".

European Commission
Directorate-General Environment

The Director-GeneralKarl Falkenberg

Por lo tanto la Unión Europea ya ha dejado muy claro que bunkering, rellenos y arrecife artificial están dentro de las leyes comunitarias. Gibraltar cumple con esas leyes. Eso no le ha gustado al Gobierno de Mariano Rajoy, porque entre otras cosas, Bruselas le ha chafado la intención de estrangular nuestra economía y repartirse el negocio del bunkering entre el puerto de Algeciras y Ceuta, que es lo que querían. Tontos no son.
    
Espigón para protección de la playa

 El portavoz adjunto del PP en el Congreso, Rafael Hernando, considera que Gibraltar es una "fuente de actividades ilícitas"y insta a Fabian Picardo, a "limpiar su casa".

Parece que la Agencia Tributaria no le gusta ofrecer (porque no le conviene) datos sobre incautaciones del contrabando de tabaco de otros puntos fronterizos de España, así como también de los puertos, como el de Algeciras. Eso conlleva a pensar que claramente quieren ocultar las cifras verdaderas porque hay más contrabando por el puerto de Algeciras y por la frontera de Andorra que por la frontera de Gibraltar. Es por eso que es Rafael Hernando, quien debía limpiar su casa, su ppartido y su lengua.



Para esto, Rafael Hernando y el PP van a necesitar comprar mucha lejía y mucho desinfectante.




El enlace de Europa Sur a esta noticia ha sido eliminada de su buscador. No se sabe si porque la noticia sobre este contrabando de tabaco no "interesaba", o por la manipulación de "alguien" sobre el periódico cuando la noticia desfavorece a Algeciras porque hay relación de contrabando de tabaco .



76.000 cigarrillos de contrabando de Tanger -Algeciras

Con suerte la he podido encontrar en Europa Press desde donde parece salió la noticia originalmente.



Camión con  tabaco desde Andorra. Portaba un millón doscientos mil cigarrillos

Sufrimos la propaganda negativa de las autoridades españolas al atribuirnos las cantidades de venta de tabaco, con el consumo de tabaco de 30.000 habitantes, y soslayar a los más de 12 millones de visitantes que recibimos anualmente. Tampoco toman en cuenta los miles de cartones de tabaco que se les aprovisiona a barcos, cruceros, yates etc..Y tomando esto en cuenta (aunque quieren hacer invisible el turismo que llega a Gibraltar) con voluntad se puede calcular la cifra razonable de importación de tabaco.

Es un machaqueo constante y repetitivo de descrédito al Gobierno de Picardo y un acusar constante que Gibraltar ampara el contrabando.Sin embargo el Gobierno de Rajoy, como ya hemos dicho anteriormente, se niega a trabajar conjuntamente con el Gobierno de Gibraltar. Posiblemente para seguir usando el tema cuando le convenga y tapar alguna porquería que quiera esconder.

Precisamente Gibraltar tiene una de las legislaciones más restrictivas de la Unión Europea. Aunque es importante aclarar que el informe de la OLAF se ha publicado en un momento en el que, por propia iniciativa, el gobierno de Gibraltar y sin haberle sido requerido, ya había introducido medidas a la ley existente del tabaco en Gibraltar y por voluntad propia había puesto en marcha todas las recomendaciones que la OLAF le ha pedido, a excepción de una. La limitación de importaciones de tabaco que entrará en vigor el 1 enero 2015.

HMGoG Welcomes OLAF Recommendations : Calls for Joint Investigations 

Recomendaciones de la OLAF a Gibraltar y pide que se lleven a cabo investigaciones conjuntas

España se niega hacer pública la carta que ha recibido de la Oficina de Lucha contra el Fraude de la Comisión Europea (OLAF), en la que, según parece, se insta también a Madrid a que establezca lazos con las autoridades gibraltareñas para intercambio de datos y a que no utilice el pretexto del contrabando para poner trabas al paso de personas y vehículos por la frontera.



Sin embargo el asesor de la OLAF en Bruselas Joaquín González-Herrero hizo la semana pasada unas declaraciones en las que adelantaba las recomendaciones contenidas en el Informe Final de la OLAF sobre el contrabando en la frontera La Linea-Gibraltar.

  PRESS RELEASE
  Gibraltar Files Complaint Against OLAF Adviser

Gibraltar presenta una queja contra un asesor de la OLAF por adelantar las recomendaciones del Informe Final

EUROPEAN COMMISSION DIRECTORATE-GENERAL HOME AFFAIRS  The Director-General Matthias RUETE Brussels,



En Gibraltar se persigue el contrabando. Aquellas personas que parten la ley del tabaco son castigadas


Es raro el día que los periódicos derechones españoles no traigan noticias de Gibraltar, (todas las noticias muy usadas en el tiempo, pero renovadas en la fecha) con artículos, muchos de ellos despreciables y destructivos, solo para mantener en vilo la propaganda infame. Así es como cooperan con Rajoy para desviar tantas y tantas fechorías que el PP hace a la ciudadanía de su país, entre otras cosas porque saben que el tema de Gibraltar es un punto caliente para parte de sus votantes.



miércoles, 9 de julio de 2014

El camino del diálogo: España y Gibraltar deben hablar de lo que les une y no de los que les separa



                                           Fabian Picardo es Ministro Principal de Gibraltar




Articulo de  Fabian Picardo publicado en el Diario el País  09/7/2014


El Presidente González acabó en 1982 con más de trece años de crueldad, en los que los familiares de ambos lados —especialmente de La Línea— no pudieron abrazarse, ni recibir a los nuevos bebés de cada familia, ni despedirse de los seres queridos en las puertas de la muerte.


Hemos conocido crisis en 1997-2003 y las volvemos a tener ahora, con todos los puentes de diálogo rotos en los ámbitos diplomáticos. Nos han parecido prometedoras las palabras de Su Majestad Felipe VI deseando “una España en la que no se rompan nunca los puentes del entendimiento”. Por eso destaqué hace poco en la ONU que Gibraltar tiende al nuevo Rey “una mano de amistad y respeto como vecinos y defensores de la democracia”.


Hemos firmado acuerdos con el anterior Gobierno español. Mi Gobierno los ha cumplido. Consideramos incuestionable el pago, por parte del Reino Unido, de casi 150 millones de libras esterlinas para los pensionistas españoles que trabajaron en Gibraltar antes del cierre de la frontera, aunque España no cumple su parte de estos acuerdos. Gastamos 84 millones de libras en construir una nueva terminal aeroportuaria para que España tuviera entrada directa desde su lado de la frontera; sin embargo no se ha puesto un solo ladrillo en el lado español e intentan excluir a Gibraltar del espacio aéreo europeo, contra lo acordado en Córdoba. El Gobierno español ha hecho tabla rasa con lo firmado mientras Reino Unido y Gibraltar cumplimos a rajatabla.


Nos hallamos ante una ausencia absoluta de diálogo, con colas arbitrarias y exasperantes para peatones y vehículos que, según la UE, tienen una “intensidad no justificada”, con repercusión negativa en toda la zona, y con acusaciones sobre rellenos inexistentes, que son simples espigones para protección de las playas, o con ataques contra la ejecución de un arrecife artificial para la regeneración de las especies, cuando los 130 que existen en la costa española no han concitado ni la menor crítica. Sólo en nuestro caso se entiende como una agresión a la pesca aunque se localiza en una zona no reconocida como caladero por la propia Junta de Andalucía. Sufrimos la mala fe de la propaganda de las autoridades españolas al atribuir el consumo de tabaco de Gibraltar a sus 30.000 habitantes y soslayar a los más de 12 millones de visitantes que tenemos anualmente.


Se quiere ocultar que el Comisario Barnier ha certificado que Gibraltar cumple con la normativa europea en la regulación de su centro financiero, o que tenemos 135 acuerdos de intercambio de información y transparencia con 80 países. De ellos, 102 acuerdos están ya en vigor en 62 países, entre ellos Estados Unidos, Francia y Alemania. De hecho, el Gobierno que presido se dirigió al ministro Montoro ofreciendo cooperación y, aún sin respuesta, hemos tramitado decenas de solicitudes, atendidas por nuestras autoridades fiscales y hemos adelantado a España, como parte del “Grupo de 5” la tramitación de información fiscal.


Mientras tanto, aguardan sin abordarse la cooperación en materia medioambiental, servicios financieros, fiscalidad, cooperación judicial, aduanera, policial, seguridad marítimas etc... Asuntos paralizados y que debían “crear una atmósfera constructiva de cooperación y confianza mutua y equilibrada”, según el Foro Trilateral. Acogemos a casi 10.000 trabajadores españoles que diariamente entran en Gibraltar a desempeñar su labor como parte de nuestra economía. Este año son un 18.1% más los españoles que han encontrado trabajo aquí.


Gibraltar está dispuesto a aceptar —a propuesta de Reino Unido—, como fórmula transitoria de compromiso, conversaciones ad hoc entre las autoridades relevantes en cada caso porque la realidad la domina la multiplicación de incidentes, como consecuencia de la incomunicación, forzada por un Gobierno español que dejó plantados a Reino Unido y a Gibraltar en la mesa del Foro Trilateral al que seguimos fuertemente comprometidos las partes inglesa y gibraltareña.


El Acta Final de Helsinki acordó la inviolabilidad de las fronteras establecidas en Europa y el arreglo de las controversias por medios pacíficos. Resulta absurdo cualquier camino que no sea el del dialogo. Puede parecer imposible alcanzar hoy los retos de unas relaciones amistosas, pero Kennedy, Palme, Gorbachov, Thatcher o Mandela fueron grandes porque exoneraron al mundo de unos muros del pasado que parecían imposibles de superar. Esos ejemplos nos dan a los más jóvenes en este debate el estímulo para lograr un futuro moderno y beneficioso para las personas a las que los políticos servimos a ambos lados de una frontera, hoy más divisoria que nunca.


Es hora de hablar de lo que nos une y no insistir en lo que nos divide; de cómo podemos crear más empleo conjuntamente y de mejorar las vidas de nuestros ciudadanos. La historia no perdonará al que se resista a esta actitud moderna y progresista.




martes, 1 de abril de 2014

Fabian Picardo: Gibraltar, en el cruce de caminos



La situación actual de Gibraltar en relación a España detallada por Fabian Picardo, Ministro Principal de Gibraltar. Publicado en el diariodesevilla.es - GrupoJoly.



 Gibraltar, en el cruce de caminos


En política, el oportunismo es siempre rechazable, porque la política debe hacerse desde los principios y las convicciones. Pero también existen las oportunidades. Éstas ayudan a poner de manifiesto ante los ciudadanos la posición de cada uno.

El Gobierno de Gibraltar no se ha inmiscuido ni se inmiscuirá en la política española, pero dos hechos bien recientes protagonizados por autoridades españolas son indicativos de hasta dónde llegan los prejuicios con respecto a Gibraltar.

El subdelegado del Gobierno español en la provincia de Cádiz ha vinculado a los funcionarios municipales linenses con la "economía de subsistencia que se produce en la aduana de La Línea", al informar que unas ayudas al Ayuntamiento de dicha población hermana "garantizarán los tránsitos más fluidos" en ese punto fronterizo.

Por otra parte, el alcalde de Algeciras está en Argentina (a título personal, dice) para hermanar su ciudad con Río Grande por las similitudes entre Gibraltar y las Malvinas. Añadiré poco más porque entiendo que tal acción se califica por sí sola. No es mi deseo echar más leña al fuego. Pero diré sólo esto: la relación simbiótica existe sin duda entre las ciudades colindantes de La Línea y Gibraltar. Sufrimos juntos las acciones de gente alejada de nuestros problemas y celebraremos juntos el entendimiento cuando podamos conseguir que sea de nuevo el marco de nuestras relaciones.

Está claro que nos hallamos ahora en un cruce de caminos. Algunos parece que han optado por el enfrentamiento sine die, por intentar una fracasada asfixia de la economía de Gibraltar, aunque con ello perjudiquen más aún a sus propios ciudadanos nacionales.

Es lo que ocurre con las vergonzosas e inaceptables colas que, con frío y calor, mantienen a la gente muchas horas a la intemperie o en todo tipo de vehículos -ya denunciadas en los foros internacionales-, mientras en Madrid se exaltaba el consenso como fórmula política adecuada para solucionar los problemas.

Lo hemos observado con tristeza, cuando el pueblo español ha enterrado a Adolfo Suárez y lo ha ensalzado como paladín del diálogo y el consenso que sirvieron para que España pasara de una dictadura a una democracia. Tránsito, dicho sea de paso, que Gibraltar, en esos tiempos de frontera cerrada, celebró sinceramente.

Todos, independientemente de nuestras ideologías y de nuestras nacionalidades, debemos hacer honor a su legado y al de aquellos otros que, aquí y allí, lucharon con altura de miras por encontrar soluciones razonables y aceptables para todos.

Esa es decididamente la vía del Gobierno de Gibraltar en la presente encrucijada.

En este sentido, Gibraltar defiende y defenderá el Foro Tripartito de Diálogo, pero el ministro de Asuntos Exteriores británico, William Hague, ofreció, con nuestro visto bueno, en abril de 2012 al máximo representante de la diplomacia española, José Manuel García-Margallo, la creación de grupos de trabajo ad hoc, como fórmula de compromiso transitorio para resolver algunos problemas puntuales surgidos en distintas materias. Dos años después, Gibraltar y Londres seguimos esperando respuestas de España para concretar esas reuniones.

En el ámbito de la cooperación local y regional, Gibraltar está convencido de la idoneidad de los posibles acuerdos con la Junta de Andalucía, que tiene, al igual que Gibraltar, la mayoría de las competencias en el terreno medioambiental, sanitario, empresarial, cultural y pesquero, entre otras muchas.

Mientras tanto tenemos que enfrentarnos cada día a acusaciones sin fundamento sobre rellenos inexistentes, que son simples espigones para proteger una pequeña playa. Sufrimos ataques contra la ejecución de un arrecife artificial para la regeneración de un caladero absolutamente esquilmado, que, por cierto, no ha sido nunca zona de producción marisquera, incluso según la legislación de la propia Junta de Andalucía. Aunque existen 130 actuaciones similares en la costa española, la nuestra se presenta como una agresión a los pescadores campogibraltareños. En los últimos meses, hemos podido comprobar fehacientemente el poco interés que tiene el Gobierno español en resolver esta crisis. Nosotros, sí lo tenemos.

Además, se utiliza el contrabando de tabaco, contra el que Gibraltar tiene una de las legislaciones más restrictivas de la UE, como excusa para acometer una acción política intolerable en una frontera europea, y se atribuye aviesamente un consumo de tabaco a 30.000 gibraltareños ignorando premeditadamente los 12 millones de visitas que recibe anualmente el Peñón. Se nos acusa reiteradamente de ser un paraíso fiscal cuando Gibraltar tiene firmados acuerdos de intercambio de información y transparencia con 27 países -entre ellos Estados Unidos, Francia o Alemania- (España se niega a rubricarlo porque no nos reconoce como una jurisdicción separada del Reino Unido), y la propia OCDE o el FMI (desde los tiempos del señor Rodrigo Rato) no nos incluye en sus listados de paraísos fiscales.

Somos conscientes de que muchas de estas mentiras y prejuicios han calado en la opinión pública española tras la campaña desatada por el actual Gobierno español. Pero estamos decididos a mantener la mano tendida al diálogo porque queremos unas buenas relaciones con España.

Afortunadamente, hay una ofensiva cívica y no estamos solos. Se están tendiendo puentes -entre ellos destacaría la labor de varios grupos transfronterizos- para que la concordia vuelva a presidir nuestras relaciones.

Por todo eso, como máximo representante del pueblo gibraltareño, ahora más que nunca, estoy absolutamente decidido a trabajar denodadamente para crear un clima de entendimiento en la zona que nos ayude a recuperar la normalidad y la cordialidad que presidieron nuestras relaciones vecinales en tiempos no muy lejanos.

Pese a que el Gobierno español ha rechazado cualquier tipo de encuentro desde que llegó al poder, ya sea de manera oficial o extraoficial, hoy quiero expresar, una vez más, por el bien de nuestros ciudadanos, mi más sincero deseo de encontrar interlocutores españoles al otro lado de la mesa.